Chirstian Eriksen ha sido recientemente operado con éxito del corazón, donde se le ha implantado un desfibrilador interno. La labor principal de este mecanismo es controlar el ritmo cardiaco de Eriksen y evitar que el jugador vuelva a sufrir otro colapso como el del Dinamarca-Finlandia.

Tras el éxito de la intervención, el jugador ha sido dado de alta este mismo viernes. "Gracias por las masivas muestras de apoyo, ha sido increíble verlo y sentirlo. La operación ha ido bien y estoy bien a pesar de las circunstancias", indicó Eriksen en declaraciones facilitadas por la Federación Danesa de Fútbol.

Con la implantación del desfibrilador automático, el danés puede continuar su carrera como futbolista. Jugadores como Daley Blind, defensa del Ajax y de Holanda en la Eurocopa, compiten con un desfibrilador.

Por lo que, en principio, Eriksen podría volver a un terreno de juego. Sin embargo, no podrá competir en Italia, país donde actualmente milita en el Inter de Milán.

En Italia está prohibido competir con el implante de un desfibrilador. Según el Comité Organizador de Cardiología para el Fitness Deportivo, no está permitido realizar deporte con este dispositivo, ya que cualquier contacto en la zona del aparato podría poner en riesgo la salud del deportista.

El Inter aún no se ha pronunciado sobre el futuro de Eriksen, pero todo apunta a que se verá obligado a abandonar la Serie A en busca de otra competición.