El Real Madrid vuelve a perder otro partido esta temporada. Los blancos, que jugaron con 10 durante más de 80 minutos por la roja directa a Militao, cayeron ante el Levante en un encuentro en que, con 1-2, Bettoni, o Zidane, realizó un extraño cambio cuando apenas quedaban unos minutos para buscar la igualada.

Y es que la reacción desde el banquillo cuando Roger Martí anotó, y cuando ya se enfilaba la recta final del envite, fue la de sacar a Mariano... y quitar a Benzema, máximo goleador de los blancos esta temporada.

A pesar de que quedaba tiempo para la reacción, y para buscar la heroica en una de esas igualadas que cada vez son menos típicas en el Real Madrid, el sistema de un solo delantero se mantuvo innegociable para tratar de sumar al menos un punto.

Sin Benzema, y en los 8 minutos que restaban, los blancos no tuvieron una sola ocasión de gol y dieron la sensación de haber tirado la toalla... o de agotamiento, al jugar con diez durante casi todo el partido.

El otro jugador que saltó con Mariano fue Arribas, que entro en lugar de Asensio. El balear fue el goleador blanco, aprovechando una gran asistencia de Kroos.

Respecto a Hazard, nada. El belga desapareció contra los granotas y tan solo estuvo una hora en el verde. Entró Vinicius, y lo primero que hizo fue un penalti, polémico penalti, sobre Clerc.

Siete puntos le saca el Atlético al Real Madrid, y los rojiblancos tienen dos partidos menos que los blancos.