El fútbol español está de vuelta. En el Estadio de Vallecas volvió a rodar el balón con la segunda parte del Rayo Vallecano - Albacete, partido que fue suspendido allá por el mes de diciembre por los gritos de "nazi" a Roman Zozulya.

En la previa del partido se sucedieron los homenajes a todos los socios del club fallecidos por coronavirus. El presidente de la entidad, Raúl Martín Presa, colocó varios ramos de flores en los asientos de los socios que han fallecido durante la pandemia.

 

Antes del pitido inicial, los 21 futbolistas (había un expulsado en Albacete) guardaron un emotivo minuto de silencio, que se realizará en todos los partidos de Primera y Segunda División.

Asimismo, en la grada principal del Estadio de Vallecas se colocó una pancarta gigante que rezaba "nunca os olvidaremos", en referencia a todos las personas que han perdido la vida en esta terrible pandemia.

El fútbol español está de vuelta. Aunque sea un fútbol atípico, sin público, con mascarillas en los banquillos y con distancia social entre los suplentes... el balón volvió a rodar en nuestro país.

 

3 puntos para el Rayo

Un golazo de Advíncula con un disparo que se coló por toda la escuadra regaló la victoria a un Rayo Vallecano que se coloca con 43 puntos, muy cerquita de los puestos de playoff de ascenso a Primera División.

El cuadro de Paco Jémez, que presenció el partido con mascarilla y guantes desde el banquillo, aprovechó su superioridad numérica y se llevó la primera victoria del fútbol español tras el parón por el coronavirus.