La despedida de Luis Suárez ha estado marcada por la emotividad del momento. El tercer máximo goleador del club, tras seis años en la disciplina blaugrana, ha tenido que decir 'adiós' al club con el que ha alcanzado la cumbre de su fútbol.

Entre lágrimas, Suárez difícilmente podía hablar después de que el presidente culé, Josep María Bartomeu, le agradeciese su esfuerzo y le reconociese como una "leyenda" del club.

Sin embargo, ya en el turno de preguntas durante la rueda de prensa telemática, el punta charrúa sí ha dejado diversas pinceladas y ha lanzado algún dardo que otro.

El más notorio, quizás por el silencio que ha venido acompañado de la respuesta del uruguayo, ha sido hacia Bartomeu. Al preguntarle un periodista si podía reprochar algo de su etapa en el conjunto blaugrana, Suárez ha respondido irónicamente: "¿Si me reprocho algo a mí o a...?", señalando al lugar donde estaba sentado el presidente con anterioridad.

 

"Que cada uno lo interprete como quiera", ha añadido, esbozando una pequeña sonrisa que dejaba entrever su intención.