Otro jugador de talla mundial que se coloca en la agencia libre. Es el caso de Dani Alves, quien ha llegado a un acuerdo con el Sao Paulo, equipo en el que llevaba jugando desde 2019, para separar sus caminos.

La vigencia del contrato del internacional brasileño concluía a finales del año que viene, pero ambas partes han visto con buenos ojos la rescisión del contrato antes de llegar al mes de diciembre.

La ruptura ha sido anunciada a través de las redes sociales del club, quien ha publicado un comunicado muy escueto y frío para despedirse del jugador: "El São Paulo FC anuncia que hoy se firmó un acuerdo para la rescisión del jugador Daniel Alves, quien tenía relación con el club hasta diciembre de 2022".

 

Este resultado ha sido consecuencia de la deuda del club con el internacional brasileño por impagos. Una cifra que ronda los tres millones de euros y que ha provocado el enfado de Alves, quien no se presentó de vuelta a los entrenamientos por este mismo motivo, acompañado de la mala situación deportiva del equipo que dirige Hernán Crespo, a solo un punto del descenso.

Ya antes del término del mercado de fichajes, el Sao Paulo estuvo interesado en deshacerse de los derechos de su capitán para hacer algo de caja, necesaria para solventar los problemas económicos de la entidad paulista.

Futuro, ¿en España?

Finalmente, se quedó, aunque a disgusto y ahora su futuro está en el aire. A sus 38 años estuvo entre las especulaciones de que volvería al Sevilla, pero ahora todo apunta a que seguirá en Brasil.

El Flamengo es el que está mejor posicionado para llevarse Alves y reagruparle con varias viejas glorias de la selección carioca como Diego Alves, David Luiz, Filipe Luis, Diego Ribas o Gabriel Barbosa.

El objetivo del ex barcelonista es seguir consiguiendo títulos y acrecentar su leyenda como el futbolista con más trofeos de la historia. El último fue el metal olímpico, el oro en Tokio 2020, a falta de conseguir el único título de gran calado que se le ha atragantado hasta el momento: un mundial.