Sevilla pasará este próximo lunes a la fase 2 de la desescalada de la pandemia. Pero hasta entonces, y a pesar de que era un secreto a voces el cambio de fase, debían regirse por las normas estipuladas del primer periodo del desconfinamiento.

Cuatro jugadores de la primera plantilla del Sevilla FC, Lucas Ocampos, 'Mudo' Vázquez, De Jong y Éver Banega, estuvieron pasando la tarde de este sábado junto a sus mujeres y amigas, en una reunión que superaba el número máximo de 10 personas admitido.

Fue la mujer de Banega la que compartió las fotos en su perfil de Instagram, y aunque se apresuró en borrarlas, comenzaron a correr como la pólvora a través de las redes sociales.

De esta manera, los futbolistas se han saltado tanto las directrices marcadas por el Gobierno y el Ministerio de Sanidad, como las fijadas por LaLiga, la Real Federación Española de Fútbol, el Consejo Superior de Deportes y su propio club.

 

Después de que este mismo sábado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciase que el fúbol volverá a España a partir de la semana del 8 de junio, Ocampos, el 'Mudo', De Jong y Banega se podrían enfrentar a una dura sanción por contravenir las normas.

Según ha podido saber 'laSexta', el Sevilla FC emitirá a lo largo de la tarde de este domingo un comunicado pronunciándose acerca de los hechos protagonizados por sus jugadores.

De hecho, sucedió un caso similar (de infracción de las normas, no de forma) en la Bundesliga. Heiko Herrlich, entrenador del Ausburgo, salió de la concentración a la farmacia para comprar pasta de dientes y no se pudo sentar en el banquillo de su equipo en la reanudación de la competición alemana.