Tremendo susto el que se han llevado los futbolistas del Toronto FC. Los futbolistas se encontraban realizando una matutina sesión de entrenamiento cuando de repente se encontraron a un invitado inesperado. Nada más y nada menos que un cocodrilo fue el que invadió el campo. Ante la presencia del reptil los jugadores se vieron obligados a parar la sesión.

Los futbolistas trataron de acercarse al animal, sorprendidos. Aunque huían cuando el cocodrilo efectuaba algún movimiento. El que sí que se marchó de la escena fue el técnico del equipo canadiense de la MLS, Chris Armas. "Había un cocodrilo enorme y yo esperaba que los jugadores huyeran porque yo lo hice, pero se dirigieron hacia él para verlo", dijo el técnico en rueda de prensa.

El reptil fue ahuyentado del césped por un trabajador de las instalaciones. Mientras el operario trataba de espantarlo de la zona de entrenamiento, los jugadores llegaron a bromear fotografiándose y posando con el animal, siempre a una distancia considerable para evitar un susto mayor.