Noviembre de 2017. Una menor de 15 años acude al piso que Víctor Rodríguez, Carlos Cuadrado y Raúl Calvo, futbolistas de la Arandina. Antes de ese momento, la menor había mantenido contactos con uno de ellos desde hacía tres meses. Esa noche, cambió todo.

La madre de la menor, tras ver algo extraño en el móvil de su hija, denuncia los hechos ante la justicia. El 12 de diciembre de 2017, los tres futbolistas fueron detenidos, manteniendo su inocencia hasta que, justo dos años después, se ha dictado sentencia.

Es el final de un caso que ha contado con varios puntos importantes a lo largo de estos dos años que ha durado el caso. Un día después de conocerse la detención de los jugadores, la Arandina decidió expulsarles del club. Ese mismo día se dictó prisión provisional sin fianza para los tres.

Los jugadores estuvieron en prisión preventiva hasta el 6 de marzo de 2018. Dos de ellos se pronunciaron sobre lo ocurrido, siendo Víctor Rodríguez el que más duro se mostró en una carta en la que mostró "mucha pena" por haber sido "condenado antes de tiempo". Carlos Cuadrado también pidió que se acabase lo que calificó como "gran mentira" a su salida de prisión.

En septiembre de 2018, los tres fueron procesados por agresión sexual, momento en el que declararon que "poco a poco se irá sabiendo la verdad". Un proceso judicial que ha acabado con esas penas de 38 años a cada uno de los jugadores, sumando un total de 114 años de prisión.

Una vuelta al fútbol sin éxito

Los tres jugadores intentaron continuar sus carreras deportivas en otros clubes tras salir de prisión, algo que no lograron realizar. Carlos Cuadrado y Víctor Rodríguez ficharon por el Almazán de Tercera División, una nueva andadura que apenas duró una semana. Cuadrado fichó entonces por el Atlético Bembibre.

Pese a buscar refugio en el fútbol, no volvieron a encontrarlo. Ahora, los tres han recibido una contundente condena por agredir sexualmente a una menor de 15 años.