"Estamos cara a cara con el bicho sacando a pacientes de los coches. Nosotros somos los que los ingresamos". El que habla es Manuel Pujadas, un celador que trabaja contra el coronavirus en el Hospital Militar de Madrid.

Todos los días, bajo su traje de protección, porta la camiseta de su Atlético de Madrid. "Es una situación que te va minando, te va haciendo mella en la cabeza. Y al final necesitas tirar de algún talismán. Me puse la camiseta para que me diera fuerzas. En estos momentos tan crudos la camiseta te ayuda a tirar para adelante", dice en 'Jugones'.

Asimismo, se ha pintado el número 10 a la espalda, en homenaje a Paulo Futre. Y éste le ha mandado un mensaje a través de Twitter.

 

"Las personas ingresadas aquí nos dicen que llevan doce, quince o veinte días sin ver a sus familiares. Ellos saben que vienen aquí a morir solos", cuenta Manuel Pujadas, cuya historia se ha hecho viral entre los seguidores del Atlético de Madrid.