Josh Cavallo, futbolista australiano del Adelaide United, comunicó hace una semana por medio de un emotivo vídeo que era homosexual y que había vivido muchos años con miedo a decir abiertamente su condición.

Su ejemplo ha llegado a España y un futbolista en activo ha publicado que es bisexual, aunque no ha querido revelar su identidad.

En una carta anónima enviada a la 'Ser', el jugador, ex del Real Murcia, afirma que vive con su pareja, un hombre, y que espera poder "ayudar a que las cosas sean como deben ser, a que cualquiera pueda ser como sea que quiera ser".

Carta íntegra:

Antes de nada, me gustaría mostrar mi máximo agradecimiento hacia Josh Cavallo por compartir sus sentimientos con todos nosotros. Y ahora decir, como él, que sí, que se puede jugar al fútbol siendo gay, bisexual, como yo mismo me considero, o cualquier otra cosa.

Y hoy tomo la decisión de seguir con el mensaje que lanzó hace unos días este jugador. Desde hace demasiado poco tiempo, tomé el camino de ser yo, ser yo con mi familia, ser yo con mis amigos, ser yo con mis compañeros del fútbol... En definitiva, ser yo con todo el mundo que me rodeaba, fuera más o menos cercano, sin tratar de ocultar nada de mí. Al menos por ahora, no quiero decir quién soy y poner una cara al movimiento, ya que, en mi caso, creo que lo importante es más el mensaje en sí que el nombre que figure en esta carta.

Además, valoro mucho poder seguir siendo ese yo, con mi lado personal, separado de mi trabajo, y el cual tengo todo el derecho de proteger. Aún así, considero que es importante dar el paso de contar mi vida más personal, de que se vea que uno puede dedicarse a esto, más o menos profesionalmente, independientemente de quién y cómo se sea. Desde fuera, pudiera parecer que esto es un hecho, que no debería hacer falta ni decirlo. Pero desgraciadamente, aún no es del todo así.

A todas estas personas, me gustaría decirles que tras ser yo, he sido y soy muy feliz. Ha sido difícil en ciertos momentos, pero, pese a puntuales hechos aislados, el apoyo de todo "el mundo del fútbol" que ha conocido este aspecto de mí ha sido la norma. Dar el paso de decírselo a un compañero, al principio, costaba, pero cada vez menos. Y la liberación tras hacerlo es grande.

Por todo esto, no puedo dejar de dar las gracias a los compañeros que, como no podría ser de otra forma, me han apoyado, de los cuales he sentido su cariño y su comprensión porque sabían que la situación no era muy normal pero que debía serlo.

Para terminar, espero que, como decía, esto pueda ayudar a que las cosas sean como deben ser, que cualquiera pueda ser como sea que quiera ser, sin temer a las consecuencias que pudiera tener amar distinto, sentir atracciones distintas o ser alguien que se sale de la norma, pero cuya forma de ser le hace sentir en paz consigo mismo.