Tras cuajar un sobresaliente Mundial en Rusia 2018, Kylian Mbappé dice adiós a su primera Eurocopa sin haber conseguido ver puerta y con la losa de fallar el penalti que dirimía el futuro de Francia en la Eurocopa.

El jugador del París Saint-Germain erró el quinto penalti después de que el combinado suizo lograse materializar sus cinco, consumándose así la eliminación de Francia.

Tras el partido, "desolado", dejó una carta para la afición en sus redes sociales: "Muy difícil pasar página. La tristeza es inmensa tras esta eliminación, no pudimos alcanzar nuestra meta. Estoy desolado por el penalti. Quería ayudar al equipo pero fracasé. Dormir será difícil pero, lamentablemente, son los altibajos de este deporte lo que tanto amo".

"Sé que los fans se han sentido decepcionados, pero aún así quiero agradecerles por su apoyo y por creer siempre en nosotros. Lo más importante será levantarnos aún más fuertes para las próximas fechas. Felicitaciones y buena suerte a Suiza", reza el final del texto.

 

Cuestionado por la afición, Didier Deschamps, seleccionador galo, quiso salir al paso de las críticas a su jugador para restarle la culpa de la eliminación: "Está tremendamente triste, pero no hay que culparlo".