El segundo gol de Luis Suárez frente al Celta demuestra que el charrúa ha recuperado el 'punto' que parecía haber perdido esta temporada. El ariete, con un fenomenal movimiento corporal, se zafó del defensor para poder encontrar el espacio para ver puerta.

A pesar de su gran partido, en el que anotó los dos goles de su equipo, Suárez se va de Balaídos con su sabor amargo dado que el Madrid puede poner tierra de por medio en la clasificación si vence al Espanyol en el RCDE Stadium.

"La sensación es negativa porque perdemos dos puntos importantes y teníamos que ganar todos los partidos y que el Madrid perdiese puntos. Te queda la sensación de frustración", aseveró el punta en los micrófonos de 'Movistar+' al término del encuentro.

A su vez, Suárez analizó el porqué de la flaqueza del Barça a domicilio y trasladó la 'responsabilidad' al entrenador: "Para algo están los entrenadores, para analizar estas situaciones. Te queda la sensación de que fuera de casa quedan puntos importantes y no solíamos perderlo en otras temporadas".

"Quedan partidos complicados. Sabíamos que esta era una salida complicada como Villarreal", anadió el uruguayo, que afirmó estar "contento por ayudar al equipo", pero se queda con "la sensación de enojo y frustración por perder dos puntos".