En Escocia se viven semanas de júbilo. Tras 25 años de espera, el combinado nacional escocés regresa a una Eurocopa y de qué manera: enfrentándose a Inglaterra en Wembley en el segundo partido de la Fase de Grupos.

A pesar de que las autoridades solo han concedido 2.600 entradas de las 22.500 disponibles, se espera que el 'Ejército de Tartán' se presente con más de 20.000 efectivos en Londres.

De hecho, desde este jueves comenzaron a llegar trenes desde Glasgow repletos de aficionados sin entrada, pero con muchas ganas de beber y cantar.

 

Como era de esperar, las imágenes que está dejando la previa del encuentro están siendo asombrosas. Desde el atropello a un hincha escocés visiblemente ebrio hasta un aficionado deslizándose por el suelo en plena calle.

 

Sin respetar ninguna media anti-covid, las faldas escocesas y las bengalas se han apoderado del Leicester Square a muchas horas del inicio del partido (21 h).