Consternación en el fútbol holandés. Un aficionado ha fallecido tras el partido que disputaba su equipo, el NAC Breda, frente al NEC Nimega. El seguidor comenzó a sentirse mal en el momento de abandonar el estadio, por lo que tuvo que ser atendido por los servicios de emergencia. La ambulancia tuvo problemas para acceder al punto donde se encontraba la persona debido a los disturbios entre ultras y la policía en las afueras del estadio.

Cientos de radicales del Breda trataron de entrar en el estadio y se enfrentaron a la policía tras la derrota del Breda que le privó de ascender a la Eredivise, Primera Divisón holandesa. Los ultras protagonizaron enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que colocaron una furgoneta policial en una de las entradas del recinto. El vehículo fue atacado con piedras, vallas y bengalas por parte de los ultras.

La ambulancia, protegida por la policía en la llegada al estadio, también fue atacada por los violentos, que lanzaron piedras y fuegos artificiales al vehículo medicalizado, según el diario neerlandés 'De Telegraaf'.

 

Tras realizar técnicas de reanimación al aficionado en la calle, los servicios médicos lo trasladaron al hospital, pero no pudieron evitar su fallecimiento. El NAC Breda se ha pronunciado en redes sociales donde han manifestado que están "llenos de incredulidad, consternación y tristeza" tras la triste noticia.