Hope Solo, leyenda del fútbol femenino y campeona Mundial con su selección en 2015, ha comenzado un tratamiento para tratar su alcoholismo. En el último mes fue detenida por conducir ebria, resistirse a la autoridad y abuso de menores.

Y así lo ha confirmado en sus redes sociales la exguardameta, retirada en 2016, antes de que formara parte del Salón de la Fama. "Me he puesto en contacto con el Salón de la Fama y respetuosamente solicité un aplazamiento de mi ceremonia de ingreso hasta 2023. Entraré voluntariamente en un programa de tratamiento del alcohol para pacientes hospitalizados para tratar mis desafíos con el alcohol", escribió Solo en su perfil de Instagram.

[[LINK:EXTERNO|||https://www.instagram.com/p/Cc83FH3vVWY/?utm_source=ig_embed&utm_campaign=loading|||

Ver esta publicación en Instagram

]]

Una publicación compartida de Hope Solo (@hopesolo)

"En este momento, mis energías y mi enfoque están totalmente dirigidos a mi salud, sanación y cuidado de mi familia", señaló la campeona del Mundo y vencedora de la medalla de oro en tres Juegos Olímpicos. Asimismo, quiso agradecer al Salón de la Fama "su apoyo" y, además, haber entendido su decisión de aplazar la ceremonia. Su exitosa carrera deportiva, que la distingue como una de las mejores jugadoras de la historia, se ha visto manchada por su comportamiento fuera del verde, donde ha tenido más de un problema con las autoridades deportivas, tras ser acusada de dopaje, y policiales.

El 31 de marzo fue detenida por conducir en estado de embriaguez y resistirse al arresto. En su vehículo, durante su temerario pilotaje, sus dos hijos, de dos años de edad, se encontraban en su coche. Además, fue acusada de un delito menor de abuso infantil. En 2014 acudió a los juzgados por una presunta agresión contra su hermana y su sobrino bajo los efectos del alcohol. También, fue suspendida en varias ocasiones por su selección nacional tras la derrota contra Suecia, en 2016, por llamar "montón de cobardes" al equipo rival y por conducir, junto a su esposo, un vehículo de la federación norteamericana de fútbol por encima del límite de velocidad permitido.

Solo denunció públicamente, en 2017, a Joseph Blatter, expresidente de la FIFA, por abuso sexual durante la gala del Balón de Oro de 2013. "Me tocó el trasero justo antes de subir al escenario", mencionó la exguardameta, que ostenta un amplio palmarés. Además de numerosos premios individuales, logró la Copa del Mundo en 2015 y tres medallas de oro olímpicas, en 2004, 2008 y 2012.