La imagen curiosa del fin de semana llega desde Staffordshire (Reino Unido). Cuatro torres de la antigua central eléctrica de Rugeley fueron demolidas este domingo con una explosión controlada que redujo a cenizas el lugar.

Construidas en la década de 1950 y con una altitud de alrededor de 120 metros, las cuatro torres de refrigeración cayeron a plomo a pocos metros de un campo de fútbol, en el que el Bareton Town estaba disputando un partido.

Jugadores y aficionados se quedaron perplejos ante una escena que impresiona por la magnitud de la zona.

 

El terreno está destinado a la construcción sostenible de 2.300 viviendas de uso mixto con bajas emisiones de carbón.