Martin Braithwaite no ha contado con muchos minutos en el Barça este último tramo final de temporada. A pesar de ello, el australiano está tranquilo por ser jugador de uno de los equipos más exigentes del mundo. Ese concepto, el de la exigencia, lo ha aprendido desde muy niño gracias a su padre.

"No siento ninguna presión externa. Ya pongo yo solo presión sobre mí mismo. Mi padre era muy duro conmigo cuando era pequeño y tuve que lidiar con eso, pero me sirvió para acostumbrarme lidiar con la presión. Ahora sé que puedo dar más del 100% y eso se lo debo a mi padre, por ser tan estricto", dice Martin en una entrevista a la revista 'eightbyeight'.

Además, Braithwaite ha desvelado algunos secretos de la plantilla culé. El atacante ha revelado qué jugador es el más divertido del vestuario. El exjugador del Leganés se decanta por uno en especial, aunque dice que hay muchos que cumplen con esa faceta.

"Supongo que compartimos las mismas cosas que en cualquier grupo de colegas o amigos. Memes y bromas, cosas de ese tipo. ¿Quién es el más gracioso? Diría que Antoine Griezmann, pero tenemos a muchos jugadores divertidos. Es bueno compartir cosas fuera del campo porque mantiene la atmósfera relajada", afirma.

El delantero 'aussie' también ha hablado de otra de sus facetas, además de la futbolística. Y es que el negocio inmobiliario familiar será su futuro trabajo cuando cuelgue las botas.

"Compré mi primera casa a los 22 años en Francia y ya me di cuenta de que tenía que incrementar su valor y convertirla en un activo. Toda carrera en el fútbol tiene un final y me gusta asegurar mis finanzas con ingresos pasivos. Cuando mi tío se metió en el negocio inmobiliario, fue natural para mí dar el salto a ese mundo", sostiene.