Vicente del Bosque fue el primer entrenador de Ronaldo Nazario en su etapa en el Real Madrid. El actual presidente del Valladolid llegó procedente del Inter de Milán en la temporada 2002/2003. Temporada en la que el delantero brasileño se salió y consiguió su primera liga con el conjunto blanco. Su 'míster' de por aquel entonces, que venía de hacer campeón de Europa al Real Madrid el curso anterior, ha repasado la trayectoria del histórico futbolista brasileño, del que ha asegurado que tuvo una gran relación en el club de Chamartín.

"Sí, es verdad que congeniamos enseguida. Dentro de la distancia entrenador-jugador hubo una buena relación, muy cordial, porque era de esos jugadores que hacen bien el equipo. Tenía un liderazgo bueno, tanto por lo que gran jugador que era como por lo positivo que se mostraba siempre. Era un jugador que se hacía querer por la plantilla y por los de fuera, una persona muy agradable. Es una persona a la que no le gusta la tristeza a su alrededor. Con nosotros tuvo un comportamiento fantástico", explica Del Bosque en unas declaraciones que recoge 'Marca'.

El extécnico español ha mantenido que a pesar de las dos lesiones que sufrió, el carioca siguió demostrando un nivel futbolístico sensacional con el que siempre será recordado como uno de los mejores puntas de la historia del fútbol, deporte del que se retiró en 2011.

"Seguro que sin lesiones hubiera sido incluso mejor. Posiblemente acabaron mermando su rendimiento porque fueron dos lesiones graves, la primera y la de la recaída. Pero, a pesar de todo, seguía siendo una bestia. Un fenómeno", afirma el exentrenador de Real Madrid.

 

El exseleccionador español recordó el debut soñado de 'Ronnie', que se ganó a la afición con aquellos dos primeros goles al Alavés en su primer partido en el Santiago Bernabéu. "Él se granjeaba la simpatía de la gente muy pronto. Esos dos goles al Alavés cautivaron a todo el mundo. Irradiaba felicidad. Creo que todo el mundo opinará que era muy bueno", asegura el salmantino.