La selección de Marruecos permanece aislada en su hotel de Concentración en Conakry. La expedición, en la que están los sevillistas Munir, Bono y En-Nesyri, se ha visto sorprendida, como el resto de Guinea, por un golpe de Estado que tiene en vilo al país. No saben cuándo podrán salir de allí.

El club hispalense ha confirmado que sus futbolistas se encuentran "a salvo y tranquilos", tras haber hablado con Monchi, su director deportivo.

 

Un grupo de militares ha detenido a Alpha Condé, presidente de Guinea, en un intento de golpe de Estado que ya tiene una declaración de su supuesto líder en cuanto a la disolución del gobierno y el cierre de fronteras.

Marruecos debía jugar su partido ante Guinea perteneciente a la fase de clasificación del Mundial de Catar 2022.