Las informaciones que han ido surgiendo en las últimas semanas en 'Can Barça' siguen trayendo cola. Tras las declaraciones de Abidal, la respuesta de Messi y la supuesta contratación de un servicio para limpiar la imagen de Josep María Bartomeu en redes sociales, la afición culé ha reaccionado.

Antes del inicio del FC Barcelona-Eibar, el estadio se hizo uno para dedicar una pitada unánime contra el presidente, además de gritos que pedían la dimisión de Bartomeu como máximo responsable de la entidad.

 

Está claro que el ambiente en la zona noble del club de la Ciudad Condal está enrarecido. Jugadores y directivos parecen estar en una especie de Guerra Fría que ha vivido un nuevo episodio con una tremenda pañolada de un calibre que no se recordaba desde hace muchos años en el Camp Nou.