Josep María Bartomeu y Jaume Masferrer ha pasado en la mañana de este martes a disposición judicial. A eso de las nueve de la mañana ambos han sido trasladados a la Ciudad de la Justicia de Barcelona.

Ambos han pasado la noche en comisaría, mientras que Óscar Grau y Román Gómez-Ponti, que también fueron detenidos este lunes, fueron puestos en libertad.

Los Mossos registraron este lunes las oficinas del FC Barcelona y procedieron a detener a estos cuatro exdirectivos, dentro de la investigación por el 'Barçagate'. Un registro que se extendió durante más de siete horas.

El conocido como 'Barçagate', investigado por el juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, comenzó cuando el club, dirigido entonces por Bartomeu, contrató a varias empresas para lanzar mensajes de desprestigio contra algunos jugadores. Ahora, se investigan los pagos a esas empresas, que el propio Bartomeu aseguró "haber roto los contratos".

Josep Soldado, periodista de 'Jugones', ha informado que Bartomeu espera "que se levante el secreto de sumario". "Considera que ha sido desmedida la decisión de hacerle pasar una noche en el calabozo", cuenta.

 

El Barça, "perjudicado"

El Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona considera al Barça como "perjudicado" en el 'Barçagate'. El secreto de sumario del caso ha sido levantado este mismo lines.

Al no apreciar que el club pueda estar implicado en los hechos, la jueza ha rechazado que la plataforma Dignitat Blaugrana continúe ejerciendo la acusación particular, si bien ha abierto la puerta a que se constituyan como acusación popular, para lo que la asociación debería depositar una fianza.