Sergio Ramos ha ejercido de capitán del Real Madrid. El de Camas, que no pudo estar ante el Manchester City por sanción, ha hecho autocrítica tras la eliminación en Champions con un mensaje claro en sus redes sociales.

"El sabor es agridulce. Somos el Real Madrid y estamos obligados a ganarlo todo. Nos vamos tristes por la eliminación en la Champions", afirmó Ramos.

Eso sí, Sergio también quiere poner a LaLiga, recién ganada, en su lugar: "Hay que darle mérito a eso, y también a la Supercopa".

Además, Ramos recalca lo "atípica y extraña" que ha sido la temporada que, para el Real Madrid, ya ha terminado.

El Real Madrid perdió por 2-1 ante el Manchester City. Raphael Varane vivió una de sus peores noches como jugador del Real Madrid, fallando en los dos goles del equipo de Guardiola.

El tanto de Benzema, que supuso el 1-1, no sirvió de nada para un equipo que, por segundo año consecutivo, se despide de la Champions League en octavos de final.

Casualmente, en ambos partidos Sergio Ramos no pudo estar en el verde por sanción. Los ánimos que dio ayer desde la zona en la que estaban los suplentes blancos no fueron suficientes.