Freddy Rincón ha recibido un más que merecido homenaje en Cali. El exfutbolista, de 55 años, falleció en un accidente de tráfico y familiares, amigos, jugadores, dirigentes y aficionados se han reunido en el estadio Pascual Guerrero para dar un último adiós al exfutbolista del Real Madrid.

Segundos después de que abrieran las puertas, la gente comenzó a entrar en el Pascual Guerrero, cuando el cortejo fúnebre partió hacia el cementerio Metropolitano del Sur.

Fue la continuación de las despedidas al exjugador, pues el viernes ya en Buenaventura estuvo la cámara ardiente en el Renato Batalla.

"Rincón es un patrimonio nacional y del mundo. Ojalá no nos olvidemos nunca de quién es", dijo Maturana.

"Llegó a ser un humano que juega al fútbol. Una luz que alumbraba muchísimo pero que no opacaba a ninguno. Él los hace mejores, y ellos hacen mejores a Freddy. El equipo se convierte en una familia", insistió Maturana en relación a su convocatoria para la selección de Colombia.

En ese sentido, Pinto, con quien Rincón debutó en Santa Fe como profesional, afirmó que "El Coloso transformó la humildad en grandeza".

Rincón murió a los 55 años después de un accidente de la camioneta en la que viajaba. Ingresó con un trauma craneoencefálico en la Clínica Imbanaco, pero su estado se agravó hasta morir.

El jugador nació el 14 de agosto en 1966, en Buenaventura. Sus primeros pasos fueron en el Atlético Buenaventura, para proseguir en el Independiente Santa Fe y llegar a jugar incluso en el Real Madrid.