Mark Gónzalez ha recibido una brutal paliza mientras se encontraba dando un paseo con su familia. El exjugador chileno del Betis y de la Real Sociedad se vio involucrado en una pelea mientras caminaba por un cerro próximo a su domicilio situado en la comuna chilena de Lo Barnechea. El exfutbolista acabó con una vértebra rota.

El que fuera también exdefensor del Liverpool fue brutalmente apaleado por un grupo de individuos que le increparon cuando se encontraba caminando cerca de su barrio con su mujer y sus hijos, que presenciaron lo ocurrido. En una entrevista al medio chileno 'El Deportivo', González cuenta el peligroso suceso por el que llegó a temer por su vida.

"Siempre subimos el cerro, subimos imágenes. Es una rutina de paseo familiar. Íbamos con mis dos hijos, Maura y unos amigos. Es todo cerca del condominio donde vivimos. Íbamos saliendo y escuchamos un balazo. No le dimos mucha importancia, pero en ese momento cuando íbamos entrando al cerro, una familia, con niños chicos y sus papás, nos dicen que tengamos cuidado porque andaban amenazando con balazos, que tenían que salir porque era una propiedad privada. Nos pareció raro porque siempre hacíamos el mismo paseo", comienza explicando el exbético.

"Avanzamos 20 metros y nos increparon. A Maura y a su amiga la agredieron verbalmente y ahí se vinieron hacia nosotros. Ahí nos empiezan a amenazar con unas piedras tremendas, yo nunca hice gesto de nada. Pensé 'aquí me matan con una piedra en la cabeza o no sé'. Fui super calmado. Después llega otra persona a caballo y me lo tiraba encima. No sé si eran menores de edad, no sé si estaban drogados. Nos echaban, pero de manera súper agresiva. Ahí le dije a Maura que se llevara a los niños", relata el exinternacional con Chile.

"Después llegó una cuarta persona que empezó a empujarme, a pegarme. Ahí me tuve que defender. Ahí se armó la riña. Terminé con una fractura en la vértebra. Es una situación súper lamentable. Gracias a Dios no pasó a mayores porque ahora uno piensa en frío y podría haber pasado a mayores", comenta Gónzalez, quien comparte el miedo de su familia.

 

"Fue algo súper traumático. Mi hijita no quería ir hoy a la plaza a jugar, porque tenía miedo. Eso no puede ser. Yo arranqué del lugar, salí corriendo. Por eso me salvé. Pero insisto que no son formas de tratar a la gente. No es la única situación. Hay una demanda colectiva porque estas personas son muy agresivas, amenazan a la gente con pistolas. A mí me amenazaron de muerte. Hay un daño psicológico importante para mis hijos, para mi señora. ¿Quién responde a eso?", dice el exfutbolista, que ha interpuesto una denuncia a la policía.

"Quedé con el artículo 26, estoy citado. Ahora estoy en mi casa, en reposo, por el tema de la lesión a la vértebra. Tengo entendido que el agresor está detenido. Esto no va a quedar así, no va a quedar impune. Voy a llegar hasta el final para que se haga justicia. Lo que más me da lata es lo que vivieron mis hijos", concluye.