Partido singular el que jugaron las leyendas de Brasil contra las leyendas de Israel en Haifa. Disputaron el bautizado como 'Peace Game' ('Partido de la Paz') en Haifa, un encuentro que los brasileños ganaron 2-4 y en el que se vivieron momentos, cuanto menos, curiosos.

En el minuto 50 del partido, la árbitra del partido amonestó a Kaká con un objetivo en mente. Tras mostrarle la cartulina, sacó su móvil del bolsillo, pidiéndole una foto al exjugador de Milan y Real Madrid.

 

Los jugadores no daban crédito a la escena, pero no fue el único jugador brasileño al que le pidieron una foto. También otro miembro del equipo arbitral pidió hacerse un selfie con Roberto Carlos.