Vergonzoso episodio el que ha tenido lugar en Logroño. Con motivo de las fiestas de San Mateo y dado que al día siguiente tenían la mañana libre, la plantilla de la SD Logroñés y el cuerpo técnico tuvieron una cena de hermanamiento el miércoles en el centro de la ciudad.

Tras la velada acudieron a otro local donde coincidieron con ultras del equipo rival, la UD Logroñés, que se encararon con ellos y les agredieron.

En plena trifulca, los vasos volaron y acabaron impactando en el guardameta Jero y en la pareja de otro futbolista.

Rápidamente se dirigieron a urgencias del Hospital San Pedro donde el futbolista requirió puntos, mientras que la mujer se presentó con la nariz rota.

Afortunadamente, tanto los jugadores como sus parejas se encuentran en buen estado de salud y la Policía ya ha procedido a detener a dos individuos.

El equipo riojano ha condenado los hechos a través de un comunicado: "Están siendo abundantes los actos violentos sufridos por nuestro club que terminan impunes llevando esta situación a una sensación de inseguridad y miedo a los estamentos de la SD Logroñés, y es momento de acabar con esto, de dejar de ponerse de perfil con la violencia y de seguir tapando los numerosos hechos delictivos acaecidos".

 

Por su parte, la UD Logroñés también se ha posicionado en contra de la agresión ultra a través de un mensaje en las redes sociales del club.