Completa falta de deportividad la que se ha vivido en el partido entre el Sala Zaragoza y el Sala Inter Promesas de fútbol sala. A falta de tres minutos para el final, y con 5-1 en el marcador, el 6-1 llegó en una acción de esas que no son precisamente un ejemplo.

Fue obra del Sala Zaragoza y de Jennifer. El motivo por el que de deportivo tiene poco es que la diana llegó con la portera rival en el suelo, dolorida después de haberse golpeado con el poste.

La arquera evitó así el tanto en un saque largo de las zaragocistas, pero por la inercia se estrelló con la madera. Sin casi poder moverse, la futbolista rival llegó, controló la pelota y empujó el cuero a las mallas.

Las otras opciones eran parar, y sobre todo parar y echar el balón fuera para que atendiesen a la portera del Sala Inter Promesas, sin embargo marcó el 6-1 y las jugadoras visitantes recriminaron a Jennifer su acción.

Los aficionados también han hecho lo propio en redes sociales, y es que es una acción que destaca por su falta de valores deportivos.

 

Lo cierto es que no es la primera vez que el Sala Zaragoza hace algo similar. En el Trofeo Ibercaja Ciudad de Zaragoza, las zaragocistas aprovecharon que las jugadoras del Futbol Emotion se plantaron en protesta por la falta de protocolos sanitarios por el COVID en el fútbol sala femenino para marcar un gol.