Jon Rahm ya no está en juego en el Memoria. El golfista, que firmó una de las mejores cartas de toda su vida, tiene que abandonar el torneo tras dar positivo por coronavirus y después de protagonizar una desoladora imagen por cómo le comunicaron la noticia.

Porque la PGA, que sabía del positivo hora y media antes de terminar la ronda de Rahm, hizo otro test más para comprobar que no fuera todo un falso positivo. Para comunicarle el resultado, esperaron a que el vasco terminase la que fue una de las mejores vueltas de su carrera.

Ram se marchó completamente abatido del verde y entre lágrimas de Ohio. El golfista vasco era el campeón defensor del título.

 

"Estoy decepcionado. Estas cosas pasan en la vida, son momentos que nos definen como personas. Estoy muy agradecido de que tanto yo como mi familia estemos bien, y tomaré las medidas necesarias para estar sano. Volveré al golf lo antes posible", dijo en Twitter.

 

De momento, deberá permanecer aislado hasta el 15 de junio, cuando comienza el Abierto de Estados Unidos.

Rahm estaba brillando con luz propia en Ohio. El de Barrika comenzó pronto los cinco hoyos que le restaban por jugar del día anterior y firmó tres birdies y un hoyo en uno para colocarse líder.

Su buen hacer siguió, con nueve birdies y un solo bogey para tener un -18 en su tarjeta.

De haber logrado el triunfo además habría ganado 1,6 millones de dólares de premio.