Luke Rowe y Tony Martin no cruzarán la meta en los Campos Elíseos. No ha sido por una caída, ni tampoco porque les haya dado alguna pájara, sino porque el Tour ha decidido expulsar a ambos tras un encontronazo en una etapa. Todo fue en el ascenso a La Sentinelle, donde se empujaron por conseguir posición.

El veredicto ha sido que ambos son culpables y, por tanto, ambos se van fuera. En la subida final se vieron las caras, primero Martin trato de sacar a Rowe de la carretera, y luego fue Rowe el que levantó la mano hacia el rostro de Martin. El toque final fue una carga hombro con hombro cuando marchaban al frente del pelotón.

Además, y tomando como base el artículo 8.2.1 del código UCI, ambos tendrán que pagar una multa de 1.000 francos suizos. Las causas son intiminación, insultos, amenazas y conducta impropia que "pone en peligro a los demás".

"En realidad pasó nada, crucé la meta con él, nos dimos la mano. En carrera pasan estas cosas. Todo está bien", dijo Rowe. Por su parte, el holandés Steven Kruikswijk, jefe de filas del Jumbo, comentó su opinión en la TV NOS. "Creo que a Ineos no le gustó que estuviéramos al frente. Los dos no querían conceder ningún terreno el uno al otro. Eso sucede, quizás fue el calor, o un poco de irritación".

Te puede interesar

Etapa 18 Tour de Francia: perfil, horario, recorrido y dónde ver en TV, hoy 25 de julio