El ciclista belga que tiró a una niña de 5 años de un rodillazo ya sabe cuánto tendrá que pagar por su acción. Nada más y nada menos que un euro deberá abonar a la familia de la pequeña, después de que el padre grabase el vídeo en navidades y se desatara una ola de críticas en redes contra el corredor.

Según cuenta 'Daily Mail', el tribunal que ha juzgado el caso considera que el ciclista es culpable de golpear deliberadamente a la niña, pero que ya había sufrido por las críticas en redes sociales.

"Cuando pasaba cerca de la niña sentí que mi rueda trasera deslizaba. Para evitar caerme hice un movimiento de rodilla", dice.

El ciclista se explica: "Sentí que golpeé a la niña, pero no me di cuenta de que se había caído".

Por su parte, el fiscal dijo que todo se hizo adrede: "Le dio el rodillazo por pura molestia. Era otro obstáculo en su camino. Estaba molesto de que la gente en el camino le hiciera desviarse".

El padre de la niña, Patrick Mpasa, dijo que pudo alcanzar al ciclista tras el incidente y que no se mostró arrepentido.

A pesar de que, según informes, se podía enfrentar hasta a un año de cárcel, finalmente la multa será meramente simbólica.