Grandes corredores hay en el Tou de Gran Bretaña. Compitiendo por ganar esta ronda. Pero, sin embargo, el gran protagonista de la penúltima jornada, de la vital penúltima jornada, fue un niño. Un niño ciclista que se puso a darlo todo en el sprint junto a sus ídolos durante el transcurso de la jornada.

El niño deleitó a todos con su velocidad, y es que iba muy bien equipado. Con bici de carrera, ropa deportiva y casco se puso al lado de los corredores y estuvo junto a ellos durante varios metros.

 

Tal fue la imagen que el mismísimo Pascal Eenkhoorn, del Jumbo-Visma, le regaló su bidón de agua.

Pero fue más allá todo, porque en la última jornada del Tour de Gran Bretaña estuvo junto a los miembros del equipo de Wout van Aert.

Con el maillot del equipo de Países Bajos repleto de firmas, subió junto con los demás ciclistas para la presentación de la jornada.

Un final imposible de olvidar para él, después de haber protagonizado uno de los mejores momentos de todo el Tour de Gran Bretaña de este año.