Ayudados por los voluntarios o incluso con la bicicleta a cuestas. Así fue el final de la tercera etapa de la Vuelta a Burgos. Tras alcanzar la meta en Picón Blanco, tuvieron que regresar a la zona donde se encontraban los autobuses de los equipos... y fue una odisea.

El fuerte viento les impedía avanzar. Algunos como Marc Soler decidieron bajar caminando con la bicicleta al hombro, tratando de mantener el equilibrio y no terminar por los suelos.

El fuerte viento provocó incluso caídas en los voluntarios que auxiliaban y empujaban a los ciclistas para poder descender. Misión casi imposible para algunos. En una imagen que se ha vuelto viral en las últimas horas.

 

Remco Evenepoel, la gran sensación de la prueba, se llevó la victoria en esta tercera etapa. El joven de 20 años destrozó a todos sus rivales a falta de dos minutos para alcanzar la línea de meta. Una superioridad insultante.

El belga es el nuevo líder de la general por delante de George Bennet (a 18 segundos) y de Mikel Landa (a 32 segundos), el primer español de la clasificación.