A pocos kilómetros de la meta en el mundial de ciclismo femenino, Chloe Dygert perdió el oro al sufrir una aparatosa caída por un quitamiedos. Afortunadamente no sufrió daños graves.

La estadounidense iba en cabeza cuando se fue larga en una curva y acabó chocando contra la parte lateral de la carretera. Cayó a una zona de bosque donde tuvo que ser rescatada.

Todo ello nada más haber marcado el mejor tiempo en la mitad del recorrido, en un esfuerzo titánico. Finalmente fue Anna van der Breggen quien se hizo con la medalla de oro.

 

Así, la ciclista holandesa logra por fin su ansiada medalla de oro tras cuatro platas en las últimas ediciones (2015, 2017, 2018 y 2019). Un ejemplo de perseverancia y de nunca bajar los brazos.