Piotr Zyla es un saltador de esquí que competía con Polonía en la Copa del Mundo. Tras un salto de 119 metros, no consiguió mantener el equilibro al aterrizar en la nieve provocando un brutal accidente que lo dejaba ensangrentado e inconsciente durante unos segundos.

 

Rápidamente salieron los servicios de emergencia en su ayuda, y a pesar de que quisieron llevárselo en ambulancia al hospital, él se negó en rotundo. Tras ser atendido en el suelo por los médicos, finalmente se levantó y salió por su propio pie con la cara ensangrentada, pero aparentemente bien.

El campeonato continuó y fue el noruego Daniel-André Tande, campeón del mundo en 2018, quien se llevó la victoria consiguiendo así su sexto triunfo en la Copa del Mundo con dos saltos de 127 y 129 metros, y 241,4 puntos en el Malinka HS134 de Wisla.