Las artes marciales mixtas de mujeres han dejado un fin de semana para el recuerdo, principalmente por la que se considera la mejor pelea en años de MMA, el enfrentamiento entre Weili Zhang y Joanna Jedrzejczyk que acabó con ambas en el hospital. Pero Julija Stoliarenko y Lisa Verzosa también han dejado un gran enfrentamiento por el campeonato de peso paja de la UFC.

Todo apuntaba a que iba a ser una gran pelea, pero nadie esperaba que acabase como terminó, con la lona cubierta completamente de sangre. Una pelea que catalogan como una auténtica carnicería.

 

Fue un combate que ganó Stoliarenko, al hacerle un enorme corte en la cabeza de Verzosa, quien perdió la pelea. Aunque este no fue la única laceración que recibió, ya que en el pómulo también acabó con un profundo corte. Una pelea que quedó marcada como la más sangrienta de la historia de los Invicta Fighting Championships.