Era un secreto a voces... pero ya es oficial. El mítico Vince Carter deja el baloncesto. Tras 22 temporadas en la NBA dejará de colgarse de los aros. Un jugador mítico que ha marcado una era en el baloncesto mundial.

Su equipo, los Atlanta Hawks, no participarán en el desenlace de la NBA a partir del 22 de julio en Disney World por lo que el alero ha decidido anunciar ya su marcha. Su último partido, que será recordado para siempre, fue en marzo ante los New York Knicks.

En el podcast de 'The Ringer', él mismo lo ha hecho oficial: "Oficialmente, termino de jugar baloncesto profesionalmente". Un anuncio que ha pillado desprevenido a todo el mundo del baloncesto.

"En los últimos dos años, Vince Carter ha sido un líder comprometido, un mentor respetado y un ejemplo influyente en la cancha, en el vestuario y en la comunidad de Atlanta. A lo largo de su histórico viaje sin precedentes de 22 años que abarca cuatro décadas diferentes, su evolución fue tal vez como ninguna otra en la historia de la NBA: desde el Top 5 del draft hasta el galardón de Novato del Año, el torneo de mates, convertirse en superestrella y ser ocho veces All-Star, el premio Twyman-Stokes de compañero de equipo del año y valioso jugador de rol. Es un honor para la organización de los Hawks que haya completado su carrera digna del Salón de la Fama con el nombre de Atlanta en el pecho y representando a nuestra ciudad", reza el comunicado de los Hawks.

 

El concurso de mates del 2000

Vince Carter siempre será recordado, entre otras muchas cosas, por el legendario concurso de mates que ganó en el año 2000. Un concurso calificado por muchos como el mejor de la historia.

El alero es el decimonoveno anotador la historia de la NBA y recibió el galardón de Rookie del año en 1999 con los Toronto Raptos, equipo con el que disputó algunas de sus mejores temporadas.

 

Sin anillo

Carter es considerado por todos uno de esos jugadores que han marcado una época en la mejor liga de baloncesto a pesar de no tener ningún anillo de campeón. Aunque sí acumula récords. Es el único en la historia en haber jugado en cuatro décadas diferentes (de los 90 a 2020).

Asimismo, pone fin a su carrera siendo el cuarto jugador más veterano de siempre, con 43 años y 45 días (los que tenía el día el día de su último partido ante los Knicks). La NBA despide a un jugador único.