La Junta Nacional de Seguridad del Transporte de EE.UU. ha confirmado que el avión en el que viajaban Kobe Bryant, su hija y otras siete personas, no sufrió fallos internos en el motor antes del fatal accidente.

"Las secciones visibles de los motores no mostraron evidencia de un fallo interno no contenido o catastrófico", explica el informe, que asegura que el helicóptero mantuvo su potencia antes de colisionar con la ladera.

"Nuestros investigadores ya han desarrollado una cantidad sustancial de evidencia sobre las circunstancias de este trágico accidente. Y estamos seguros de que podremos determinar su causa, así como cualquier factor que contribuyó a ella, de modo que podamos hacer recomendaciones de seguridad para evitar que vuelvan a ocurrir accidentes como este", afirmó Robert L. Sumwalt, presidente de la Junta, en un comunicado.

Dos semanas después del trágico fallecimiento de Kobe, de su hija y del resto de los pasajeros que volaban en el helicóptero, su recuerdo sigue más que presente. Durante el partido que disputaron ayer Los Ángeles Lakers, en el que cayeron frente a los Rockets, LeBron emuló una jugada de Bryant 19 años después, calcándola paso a paso.

 

El próximo 24 de febrero el Staples Center dedicará un homenaje a las víctimas ya que la fecha (24/02/20) representa el '24' de Bryant, el '2' de Gianna y las 20 temporadas que jugó el de Filadelfia en la NBA.