¡Menudo susto! A Andre Drummond no le dio tiempo ni a pensar, y en cuanto vio caer a su hijo Deon a la piscina supo que tenía que actuar.

El niño de dos años estaba sentado en el bordillo y en un balanceo perdió el equilibrio y acabó sumergido en el agua. La caída causó el sobresalto de los tres adultos que estaban en el patio. A dos de ellos les da por gritar para alarmar de la situación, pero quien actúa es 'SuperAndre'.

"No todos los héroes llevan capa". Así empieza el texto de la publicación en redes sociales, donde adjunta el vídeo de esos momentos de tensión. La grabación fue captada por una cámara de seguridad de la vivienda.

 

El nuevo pívot de los Philadelphia 76ers titula el 'corto' como " la peor pesadilla que unos padres pueden tener" y bromea de nuevo con los protagonistas de la producción: "mi hijo y yo".

Un poco de humor para quitarle hierro al asunto, ya que nadie salió herido, aunque al final del vídeo se ve cómo el pequeño Deon tenía intención de volver a entrar en la piscina en contra de la voluntad del resto de los presentes.