Como si fuera el argumento de una serie o una película, se ha descubierto que un exjugador del Barça basket, al que se le dio por muerto hace más de 40 años, ha reaparecido con vida a la edad de 75.

Se trata de Charles Thomas, pívot del conjunto blaugrana en la década de los 70. Tras no conseguir un contrato en Estados Unidos, Thomas viajó a España para tener su primera oportunidad en el Badalona.

Con el cuadro catalán logró erigirse como el máximo anotador de la ACB (por entonces Primera División) en sus dos primeras temporadas en España. Promediando más de 25 puntos por partido, despertó el interés del Barça, que no dudó en contratarle para dar un salto de calidad a su plantilla.

Sin embargo, con el paso de los años su nivel fue a menos y, en plena temporada y sumergido en un turbulento divorcio, decidió 'escapar' a Estados Unidos y se enroló en un mundo de excesos que desembocó en que se le diera por muerto.

 

La última persona que le vio con vida fue el exjugador del San José Ken Brady a principios de los ochenta. En el aeropuerto de México D. F., se vio a un Thomas muy demacrado y con un pobre estado de salud.

Años después, tras no tener noticias del ex del Barça, se elucubró con que había muerto en un tiroteo, apuñalado o de una sobredosis, algo que ahora se ha desmentido dada la increíble reaparición del pívot vía videollamada.

Lo ha destapado el también ex culé Norman Carmichael en 'RAC 1', que ha relatado cómo recibió una llamada de una mujer que le dijo: "Charles Thomas quiere hablar contigo".

"Lo encuentro una broma de mal gusto, porque en Charles ya hace muchos años que está muerto", respondió Carmichael, que segundos después se quedó atónito.

 

"Eh, Norman, ¿estás aquí?", le dijo Thomas. "Me quedé sin palabras en el momento que le vi la cara por la videollamada", explica Norman Carmichael, que llegó a pensar que "se trataba de una estafa de sus amigos".

"Hablando de ello paulatinamente me pareció que sabía demasiadas cosas por tratarse de un impostor", afirma de un hombre que hacía 45 años que no veía.

En la actualidad, Charles Thomas tiene 75 años y vive en una residencia geriátrica en Amarillo (Texas) desde hace cuatro, estando sus hijos al tanto de su situación.