El escolta DeMar DeRozan, que llegó para ocupar el puesto dejado por el legendario exjugador argentino Manu Ginóbili, reivindicó la figura ganadora de su antecesor en el homenaje y retirada de camiseta número 20, al anotar 25 puntos y dar el triunfo a los Spurs (116-110) ante los Cavaliers.

El día de reconocimiento de lo mucho que Ginóbili aportó a los Spurs llegó y DeRozan se encargó de hacerlo más especial con su aportación ganadora y también llevando puestas unas zapatillas con los colores de la bandera de argentina -blanco y celeste-, país al que Ginóbili encumbró a la elite del baloncesto mundial.

 

Pero también hizo posible que los Spurs se convirtiesen en una nueva dinastía dentro de la NBA y equipo ganador por excelencia, algo que el propio entrenador de la franquicia de San Antonio, Gregg Popovich, admitió al concluir el partido frente a los Cavaliers durante el discurso que ofreció en la ceremonia de retirada del número 20.

"Nunca habrá un jugador con la mentalidad ganadora que Manu siempre mostró en el campo, sin importar el rival y mucho menos las circunstancias que se diesen en el partido", subrayó Popovich al valorar la figura de Ginóbili.

DeRozan no fue su compañero, llegó cuando Ginóbili decidió el pasado agosto anunciar que se retiraba, pero en el partido de su homenaje fue el mejor al aportar también ocho asistencias, dos rebotes y recuperar dos balones.

 

Quien si compartió y recibió todas las enseñanzas de Ginóbili fue el joven Bryn Forbes, que comenzó el partido de manera espectacular, como lo hacía "Manu", con un triple demoledor cuando apenas se llevaban 13 segundos de juego y que hizo que los espectadores se pusiesen de pie y comenzasen la celebración. Luego el juego se emparejó, los Spurs ya no tuvieron la misma inspiración encestadora y acabaron el partido con 14 triples de 33 intentos.

Lo hicieron en el partido en el que Ginóbili se convirtió en el noveno jugador de los Spurs al que le retiraban la camiseta y se unió a su compañero de los"Big Three", Duncan, como el más recientemente honrado. Al igual que Duncan, la gran estrella argentina pasó toda su carrera de 16 años en la NBA con San Antonio, ganando cuatro títulos de liga.