Kyrie Irving sigue 'a lo suyo'. El de los Nets, de quien dijeron que si le pones su cerebro a un pájaro "volaría hacia atrás", dejó una estampa curiosa en el partido que enfrentó a su equipo ante sus ex, los Boston Celtics.

Y es que Irving, en la canca de la franquicia del trébol, no quería malos augurios en su vuelta a un lugar del que no salió ni mucho menos bien. Y por ello, hizo 'brujería'.

Antes del envite, caminó por el lateral de la cancha esparciendo en el aire una sustancia en un ritual que consiste en quemar salvia, algo propio de la tribu Standing Rock Sioux.

 

"Es para limpiar la energía y para asegurarse de que estemos todos en equilibrio. No es nada que no haga en casa y ya lo hice en el último partido", dice Irving.

Kyrie cuenta que lo hará más veces: "Si el rival me da permiso seguiré haciéndolo. Es para que estemos todos conectados, que nos sintamos bien al ir a trabajar".

Kevin Durant, que ha vuelto por todo lo alto, bromeó con esto: "Seguro que antes de jugar al 2K lo hace en su casa. Lo respetamos. Nos da buena energía".

Tanto Durant como Irving están llamados a ser los líderes de unos Nets que con ambos deberían estar en 'playoff' en este curso de NBA. De momento, las sensaciones son positivas tras ganar a los Celtics por 113-89.

Te puede interesar

Multazo de 25.000 dólares a Kyrie Irving por no atender a la prensa: "No hablo con marionetas"