El Real Madrid expresó su indignación con la decisión arbitral en la jugada que definió a favor del Barcelona la final de la Copa del Rey, y pidió a la ACB que explique en un comunicado por qué anularon una acción que consideran "legal" ya que se sienten perjudicados por segundo año consecutivo en el torneo.

 

"Queremos que se tome nota de estas acciones (...) hubo un error en Gran Canaria el año pasado y en Madrid y ante nuestro público ha vuelto a pasar. Ya está bien, hay que decir basta", dijo en rueda de prensa el director de la sección de baloncesto madridista, Juan Carlos Sánchez, muy crítico con que se diese como válida la canasta de Ante Tomic que decidió el título.

El directivo expresó su malestar en la rueda de prensa posterior al triunfo azulgrana por 93-94 y lamentó que la "única reclamación" que les quede sea "el derecho a la pataleta, que no nos vale para nada".