Derek Chauvin ha sido declarado culpable por la muerte de George Floyd. Un jurado de Minneapolis ha declarado su culpabilidad de los tres cargos de los que estaba acusado por el asesinato del hombre afroamericano, el 25 de mayo de 2020.

El expolicía se puede enfrentar a 40 años de prisión. El fin del caso supone un importante paso en la lucha contra el racismo en Estados Unidos. Las reacciones por parte de todos los estamentos del país norteamericano no han tardado en llegar, incluido el deporte y en concreto, la NBA.

Tras conocer la sentencia, el comisionado de la NBA, Adam Silver, y la directora de la asociación de jugadores de la NBA (NBPA), Michele Roberts, han emitido un comunicado en el que recalcan que se ha hecho justicia por la muerte de Floyd y que la lucha contra la discriminación racial no ha terminado.

"El asesinato de George Floyd fue un punto de inflexión en la manera que tratamos la raza y justicia en nuestro país, y nos alegra que parece que la justicia se cumplió. Pero también reconocemos que hay mucho trabajo por hacer y la NBA y la NBPA junto con nuestra recién creada Coalición por la Justicia Social, redoblaremos nuestros esfuerzos para defender cambios significativos en las áreas de justicia criminal y policía", dicen en el comunicado.

 

También jugadores como Lebron James, Karl-Anthony Towns, Trae Young o Ricky Rubio se manifestaron en sus redes sociales, apoyando el mensaje de la NBA de que todavía queda un largo recorrido por hacer en la lucha contra el racismo. "Rendir Cuentas", decía Lebron James en un tuit. "Justicia", escribió Rubio.

 

"Justicia y rendir cuentas. Algo que nunca pensé que vería. Hay mucho más trabajo que hacer, ¡pero es un principio increíble hacia la reforma que este país necesita", decía Anthony Towns. "Mucho trabajo por hacer", señalaba Trae Young.