Joel Embiid y Karl-Anthony Towns, dos de los mejores hombres altos de la NBA, se enzarzaron en una pelea durante el partido entre los Philadelphia 76ers y los Minnesota Timberwolves.

La pelea ocurrió en el tercer cuarto, momento en el que todos sus compañeros intentaron separarles. Embiid se marchó riéndose a carcajada limpia, alentando a la grada, algo más propio de un combate de boxeo que de un partido de baloncesto.

 

Cuando el camerunés se marchó al vestuario tras ser expulsado, los padres de Towns le recriminaron su comportamiento en un vídeo que ha sido masivamente compartido en redes.

 

Lejos de acabar su pelea en la pista, ambos siguieron lanzándose mensajes a través de las redes sociales. Primero fue Embiid el que mandó un mensaje a Towns: "Gran victoria de equipo. Fui criado entre leones y un gato se puso encima de mí esta noche. He tenido a su madre sacándome el dedo...".

Pero estaba claro que Towns no se iba a quedar callado. El pívot de los Wolves, posiblemente el mejor jugador de lo que llevamos de arranque de temporada, se burló de las palabras de su rival.