¿Qué tiene que ver la política con el baloncesto? Pedro Sánchez tiene la respuesta. El presidente del gobierno ha encontrado la forma de relacionar ambos sectores para sorpresa de todos los asistentes en la última sesión de control celebrada en el Congreso de los Diputados.

Una diputada de Junts per Catalunya hizo su intervención previa a la del secretario general del PSOE, quien quiso responderle de esta manera, haciendo referencia Kyrie Irving sin mencionarle.

"Yo soy un aficionado al baloncesto desde hace muchísimos años, y sigo mucho la liga de baloncesto de la NBA. Ahora mismo hay un problema. Hay varios jugadores que se han manifestado contrarios a vacunar. Hay una estrella de la NBA que dice que no se quiere vacunar porque hay una conspiración para vacunar a los negros y conectarlos con un ordenador que tiene un plan satánico. Esto es textual", explica.

 

Un ejemplo que usó para compararlo con su reciente participación en el estrado: "¿Dónde quiero llegar? Pues que honestamente señoría, y se lo digo con todos los respetos y todo el cariño, ni usted misma se cree lo que está diciendo hoy aquí en las Cortes Generales".

La conclusión del argumento provocó el jolgorio de sus compañeros socialistas en la cámara, recibiendo aplausos de todos ellos, mientras que el resto de la cámara se quedó contrariada por el símil.

Dos bandos

En cuanto a la situación en la NBA, Kyrie no es el único que se niega a ser vacunado de COVID-19, ya que otros pesos pesados de la liga como son Andrew Wiggins o Bradley Beal apoyan la causa, aunque este último, de una manera menos lunática que los otros dos.

Wiggins ha apelado a razones religiosas, una de las dos excepciones que se hacen el Departamento de Salud Pública de San Francisco para poder abstenerse de ser vacunado, pero la NBA ha denegado su causa. En cambio Beal pide libertad de decisión.

"No creo que se pueda presionar a nadie para que tome una decisión sobre su cuerpo o lo que pone en su cuerpo", comenta. "Reduce las posibilidades de ir al hospital, pero no elimina totalmente las posibilidades de contraer el virus", añade.

En cambio, hay otro sector de los jugadores que ya han sido vacunados y que se muestran a favor de la decisión de la liga. Ja Morant o Damian Lillard han preferido "pensar en sus familias" y dejar a un lado la polémica para poder competir en la nueva temporada que arranca en unos días.