En una mezcla entre innovación y homenaje, la NBA ha tomado una decisión respecto al All-Star Game que se celebrará en la madrugada del domingo 16 de febrero al lunes 17.

El partido se dividirá de la siguiente forma. cada uno de los tres primeros cuartos empezarán con 0-0 en el marcador. Al final del tercer cuarto, se sumarán las puntuaciones de estos tres cuartos y al total del equipo que más haya anotado se le añadirán 24 puntos más (el dorsal de Kobe Bryant), siendo esa la puntuación a la que tengan que llegar sin límite de tiempo en el marcador.

Es decir, si tras disputar los tres primeros cuartos la puntuación es 100-105, al equipo que haya anotado esos 105 puntos se le sumarán 24 puntos más, siendo la puntuación objetivo de ambos equipos 129. El equipo de 100 puntos deberá anotar 29 puntos, mientras que el de 105, 24.

 

Además, la NBA dará 200.000 dólares a la ONG que elija el equipo que gane el partido, mientras que se dará 100.000 a los equipos por cada cuarto en el que se impongan, que también será destinado a causas benéficas.