La imagen es sobresaliente. Ilustrativa, podríamos decir. Porque representa la pura esencia del baloncesto hace 86 años en la sede del Instituto-Escuela del Hipódromo de Madrid (hoy Ramiro de Maeztu), en una escena donde observamos cómo ocho mujeres pugnan por un rebote ante la incertidumbre que provoca la caída del esférico. Una fotografía de la AGA (Archivo General de la Administración | Ministerio de Cultura y Deporte) que, por otro lado, apreciamos en diferentes tonalidades gracias a la 'colorización' del diseñador e ilustrador madrileño que responde al alias de 'Tina Paterson'.

 

Una excelsa fotografía en la antigua sede de Estudiantes que quizá sea la primera de baloncesto femenino en la historia de este país. Porque la secuencia quedó inmortalizada para siempre, antes de las Alba Torrens, Laia Palau o Amaya Valdemoro, y probablemente durante un rato libre sin la exigencia de la competición. Porque el baloncesto también es eso. Sobre todo es eso. Deporte en las calles y una de las disciplinas donde más se ha respetado históricamente la igualdad entre mujeres y hombres.

 

Una serie de ilustraciones que se presentan en este hilo de redes sociales del mismo autor donde podemos deleitarnos con un proceso de 'colorización' vintage.