La NBA mostró su peor cara en el partido entre los Knicks y los Grizzlies. Cuando el partido estaba ya decidido a favor de los Grizzlies en el Madison Square Garden, Jae Crowder decidió robar un balón a Elfrid Payton, que le respondió con una dura falta cuando lanzó un triple.

 

Antes, en la grada del Garden se escucharon cánticos de 'Sell the team' ('Vende el equipo') dirigidos al dueño de los Knicks, James Dolan. ¿La respuesta del equipo? Subir el volumen de la megafonía para silenciar estos gritos.

 

Una vez acabado el partido, Marcus Morris, jugador de los Knicks, realizó un comentario machista refiriéndose a la actitud de Jae Crowder en ese triple que acabó en tangana.

"Juega al baloncesto de una manera diferente, tiene muchas tendencias femeninas en la cancha. Le gusta el 'flopping', echar la cabeza hacia atrás... Esto es un juego de hombres. Fue muy poco profesional -refiriéndose a ese triple que originó la tangana-. Su juego es blando, él es blando... se parece bastante a una mujer", afirma Morris ante la pregunta de una periodista.

 

Finalmente, el encuentro acabó con victoria de los Grizzlies en la cancha de los Knicks por 106-127.