LeBron James se ha hecho 'amigo' de Zlatan Ibrahimovic. El jugador de los Lakers, gran estrella de la NBA, respondió al sueco tras sus críticas sobre él cuando dijo que era "un error" que los deportistas y demás famosos hablaran de política.

De hecho, llegó a decirle que se dedicara solo al baloncesto, y LeBron no ha tardado en responder al sueco tachándole de hipócrita.

"Es gracioso que diga todo eso. En Suecia, hace años, denunció racismo por su apellido", cuenta James.

LeBron prosigue y afirma que seguirá haciendo lo mismo: "Predico sobre igualdad, racismo, supresión sistemática del voto, la injusticia social... Nunca me callaría por todas esas cosas, por cosas que están mal".

"Sé lo fuerte y necesaria que es mi voz, y no voy a callarme", sentencia LeBron.

Ibrahimovic, hace años, habló alto y claro sobre el racismo que había sobre él por su apellido, de origen bosnio.

"Si fuera un Andersson o un Svensson me defenderían incluso si robara un banco", dijo.