Los Angeles Lakers volvieron a ganar a Houston Rockets con un contundente 100-117. Pero más allá del resultado, sin duda la imagen del partido fue el increíble triple de LeBron James en el segundo cuarto.

El alero del equipo angelino lanzó desde la esquina donde se encontraba su banquillo, y desvió la mirada del balón antes de que entrase para dirigirse en tono desafiante a sus compañeros. Otra barbaridad más de un jugador con un repertorio infinito de detalles técnicos.

El de siempre volvió a dejar una jugada para la posteridad, que dejó atónito al equipo de comentaristas y a sus compañeros desde el banquillo, que saltaron como locos ante lo que acababan de presenciar.

Precisamente, uno de ellos, Dennis Schröder, desafío a LeBron antes del lanzamiento. "Apuesto a que no lo metes", dijo el base de los Lakers. Pero lo metió y el '23' se volvió al alemán para celebrar una canastón a lo Stephen Curry.

 

Con esta brillante actuación, LeBron y los suyos mandan en la NBA. Los vigentes campeones del anillo se mantienen líderes de la conferencia oeste con nueve victorias y tres derrotas.